Cada una de nuestras piezas es el resultado de un trabajo artesanal y laborioso, que intenta reflejar nuestra experiencia obtenida a lo largo de los años. Las posibles imperfecciones que puedan presentar nuestras piezas son propias de su carácter único y artesano.

En 1935, nuestros bisabuelos crearon una pequeña fábrica de espejos, la cual se convirtió con el paso del tiempo en la Cristalería El Reflejo. Cuatro generaciones nacidas entre cristales, nos han convertido en amantes del vidrio, y es por esto que en 1995 nació Arteviares, un proyecto de artesanía vitral, que abarca las técnicas y los procesos de manufactura del vidrio más artesanales como retorno a nuestros orígenes.

Artesanía de Galicia
Taller nº 510